fbpx

Cada 29 se septiembre es histórico para cada habitante de Casilda. Desde el año 1907 cuando en la esquina de Dante Alighieri y Casado se firmó el acuerdo que la conformó como ciudad, celebrar este día se transformó en una base del recuerdo.

Este miércoles y en un acto encabezado por el intendente Andrés Golosetti acompañado por el senador Eduardo Rosconi la Plaza Colón fue el escenario elegido para hacer memoria por el 114 aniversario de Casilda Ciudad.

Autoridades, instituciones intermedias, estudiantes, público en general y periodistas, fueron parte de un emotivo encuentro.

La cita comenzó con las palabras del Pbro. José Ferreyra de la Parroquia Ntra. Sra. de Fátima quien luego de realizar una evocación religiosa le dio paso al historiador Federico Antoniassi.

Acto seguido, el senador provincial Eduardo Rosconi, se dirigió a las personas presentes: «Quiero expresarles un gran momento de alegría que personalmente vivo. Anoche participamos con motivo también de conmemorar el 29 de septiembre, de una importante acción que emprendió el gobierno del intendente Andrés Golosetti, que es la ampliación del Teatro Dante».

Asimismo, señaló que «hoy se extiende aquí en esta emblemática plaza». Respecto a la alegría de conmemorar este día, sumó que «lo importante es que el vecindario de este sector amplio de barrio Nueva Roma va a contar con su plaza, con su lugar de encuentro».

En uso de la palabra, el intendente de la ciudad, Andrés Golosetti, expresó: «Es una alegría encontrarnos un 29 de septiembre después de todo el tiempo que ha pasado, de los malos momentos que nos han traído tantas dificultades».»Una vez más los casildenses dimos el ejemplo. Esto también es producto de lo colectivo, del consenso», enfatizó en relación al trabajo que, durante la pandemia, trabajadores de la construcción pudieron concretar en Plaza Colón.

Golosetti aprovechó la ocasión para reflexionar: «Esta declaratoria de ciudad que hoy celebramos, es también producto del acuerdo. En otras palabras, Nueva Roma no podía constituirse cómo ciudad sin Villa Casilda y Villa Casilda no podía hacerlo sin Nueva Roma, y se necesitó nuevamente del acuerdo, del entendimiento, después de sin dudas muchas discusiones. Finalmente, los casildenses nos volvimos a encontrar y nos recibimos de ciudad, así se forjó el destino de estas tierras».