fbpx

Con gran satisfacción, el Municipio mostró a los medios de la ciudad el actual estado de lo que hace años se conoce como “vaciadero”, “ex matadero” o “basural”, ubicado detrás de las canileras municipales, lindando con el Aeroclub y con el Área Industrial de Casilda, sobre Ruta provincial 92. Se está trabajando en forma denodada para erradicarlo completamente y poder parquizar el predio.

En la mañana de este martes, el intendente Juan José Sarasola, junto a la secretaria de Obras y Servicios Públicos, Marta Lapegüe, y el director de Protección y Sanidad Animal de la Municipalidad de Casilda, Andrés Martínez, anunciaron con gran satisfacción la reconversión del predio conocido como “vaciadero”, “ex matadero” o “basural”, ubicado detrás de las canileras municipales, lindando con el Aeroclub y con el Área Industrial, sobre Ruta provincial 92.

“Estamos orgullosos de mostrar este trabajo que se está haciendo”, expresó el intendente, recordando que, a partir de la conformación del Consorcio de GIRSU (Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos), hace aproximadamente un año, se obtuvieron los recursos para adquirir las maquinarias con las que hoy se está realizando la limpieza del predio mencionado.

Sarasola manifestó que “estas son obras que no se ven, ya que no están en el centro de la ciudad, pero son muy necesarias, ya que colaboran con el cuidado del medio ambiente, y han requerido una intensa gestión”.

La Ingeniera Lapegüe recordó que, hace dos meses, en ese lugar se encontraban “montañas de basura de hasta tres metros de altura, no se podía circular, no había caminos de acceso hacia el fondo del lote, y hoy vemos que no hay nada”. La secretaria de Obras y Servicios Públicos explicó que, “por un lado, se hizo una cava para enterrar los residuos, que fueron tapados con la misma tierra, y por otra parte, se está nivelado el suelo, colocando tierra obtenida de los trabajos en la Circunvalar Norte, para poder parquizar el predio y convertirlo en un espacio verde”.

El Médico Veterinario Andrés Martínez, visiblemente emocionado, agradeció los trabajos realizados por el Municipio, ya que “hace años estamos a la espera de esto, es increíble, no sólo para los animales sino para quienes trabajamos acá”. Recordemos que allí están ubicadas las canileras municipales, donde habitan animales abandonados por sus dueños, los cuales merecen tener la mejor calidad de vida mientras aguardan ser adoptados por familias responsables.

“Todos los vecinos de la ciudad ganamos y crecemos en cuidado del medio ambiente; paso a paso tenemos que ir sumando y mejorando para poder tener una ciudad más sustentable, una ciudad verde”, culminó Sarasola.