fbpx

La secretaria de Gobierno de la Municipalidad de Casilda en conjunto con la dirección de Tránsito, Inspección General y la colaboración de personal policial de la Unidad Regional IV, concretaron durante las primeras horas del sábado controles en pos de suspender encuentros y fiestas que se estaban desarrollando.

En primera instancia y notificados por una denuncia a la Central de Monitoreo se hicieron presentes en un domicilio de barrio Granaderos a Caballo donde se estaba realizando una fiesta con la participación de una gran cantidad de jóvenes. En el lugar de labraron las actas correspondientes.

Minutos más tarde tuvieron que acudir a dos domicilios ubicados en barrio Alberdi. Si bien el grupo de control acudió a ambos hogares, solo en uno se estaba llevando a cabo un festejo y también con gran presencia de jóvenes por lo que se procedió a suspender y uniformados a documentar lo sucedido.

Además, acompañando las tareas estuvo el edil Germán Zarantonello, quien ha sido designado por el propio intendente Andrés Golosetti para colaborar.

El concejal explicó: «Es para destacar que de catorce actuaciones del viernes anterior a este, bajamos a tres. Lo cual es muy valorable, porque parece que comienza a entenderse la importancia de los controles».