fbpx

Corralón Municipal

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En horas de la noche de este domingo, personal municipal que se hizo presente en el Corralón Municipal para atender una emergencia, constató que el tractor que iban a utilizar se encontraba con los cables cortados. Al revisar otros vehículos constataron la falta de dos baterías, además de los cables cortados. Las baterías fueron encontradas en un baldío cercano al predio.

La Secretaria de Obras y Servicios Públicos, Marta Lapegüe, junto a la subsecretaria Legal y Técnica, Patricia Ferraretto, acompañaron al personal municipal al Palacio de Jefatura de la Unidad Regional IV a realizar la correspondiente denuncia.

Según lo informado por los empleados municipales, habían concurrido al Corralón para asistir una emergencia de un árbol que había caído en plena calle y se encontraron con que los cables del tractor estaban cortados. Al seguir inspeccionando el resto de los tractores pudieron detectar la faltante de las baterías.

Asimismo pudieron visualizar a una persona huir del Corralón, en bicicleta, llevando un bulto en su poder. Más tarde pudieron determinar que la bicicleta en la que huyó el masculino fue sustraída a un personal municipal que se encuentra de licencia.

 

De la recorrida realizada hasta el momento, se pudo constatar la faltante de dos baterías de sendos tractores, la radio de un Peugeot 504, y la batería de la camioneta afectada a la Cocina Centralizada. Además de la bicicleta en la huyó el masculino.

 

Sobre el particular, la subsecretaria Legal y Técnica, Patricia Ferraretto, manifestó que “ya hicimos la denuncia policial correspondiente y los uniformados se hicieron presentes en el lugar constatando lo denunciado. Informalmente nos informaron que las baterías aparecieron en un terreno lindero al Corralón.”

Consultada sobre si el hecho tiene algún tipo de vinculación con el conflicto gremial, Ferraretto expresó que “esperamos y descartamos que tenga algún tipo de vinculación con el gremio. Si eso fuera así tendríamos que pensar que el gremio estaría llevando acciones para perjudicar a la ciudadanía de Casilda. Una de las baterías que se sustrajeron pertenece a la camioneta que distribuye las viandas de la Cocina Centralizada. Tuvimos que buscar la forma de cumplir con la distribución sin mover la camioneta para permitir el trabajo de la Policía Científica. Si hubo alguna intencionalidad, quien resultó perjudicada fue la ciudadanía de Casilda.”

“Se van a extremar las medidas de seguridad en el Corralón. Lo ideal sería la instalación de cámaras de seguridad. Por supuesto que está previsto y esperamos poder hacerlo. Recién en estos días se está haciendo un relevamiento de todos los elementos con que contamos en el predio y buscaremos resguardarlos como corresponde” finalizó la funcionaria.

 

La Policía de Investigaciones, bajo las órdenes de la Fiscalía de Casilda, se encuentra abocada a lograr el esclarecimiento del hecho.